¡Oh Dios! infinitamente glorificado en tus santos, Tú que inspiraste a san Charbel a seguir la vida eremítica de la perfección, te suplicamos la gracia de saberte amar y servir siguiendo su ejemplo; y Tú, que has manifestado el poder de su intercesión con numerosos milagros y gracias, concédenos lo que te pedimos por su mediación sí nos conviene y a tí te agrada. Amén.


¡Oh Santo Venerado!, Tú que pasaste tu vida en la soledad, en una ermita humilde y retirada. Que no pensaste en el mundo ni en sus goces. Que ahora estás sentado a la diestra de Dios Padre, te pedimos que intercedas por nosotros para que Él nos extienda su bendita mano y nos socorra, ilumine nuestra mente, aumente nuestra fe, y fortifique nuestra voluntad para continuar nuestras oraciones y súplicas ante ti y todos los santos. ¡Oh san Charbel! que haces milagros y realizas prodigios sobrenaturales, que curas a los enfermos y devuelves la razón a los perturbados, que devuelves la vista a los ciegos y el movimiento a los paralíticos, míranos con piedad, y otórganos la gracia…………que te imploramos. Ayúdanos para hacer el bien y evitar el mal. Pedimos tu intercesión en todo momento y sobre todo en la hora de nuestra muerte. Amén.


¡Oh Señor y Dios nuestro!, haz que seamos dignos de celebrar en este día el memorial de tu elegido san Charbel, de meditar su vida de amor a ti, de imitar sus virtudes divinas, y como él, de unirnos profundamente a ti para alcanzar el destino de tus santos que participaron en la tierra, de la Pasión y Muerte de tu Hijo, y, en el cielo, de su gloria, por los siglos de los siglos. Amén.


¡Oh san Charbel!, desde la cima de tu montaña, donde solo te retiraste del mundo para colmarnos de bendiciones celestiales, mucho te han dolido en el alma y en el corazón los sufrimientos de tu pueblo y de tu patria, con gran perseverancia, seguiste orando, mortificándote y ofreciéndote a Dios por los vivos y muertos de tu pueblo, profundizando, así, tu unión con Dios, al soportar las iniquidades de los humanos y protegiéndonos de todo mal desde las alturas de la Montaña de Annaya, por los siglos de los siglos. Amén.


¡Oh Dios! infinitamente glorificado por tus santos, Tú que inspiraste a san Charbel a llevar una vida de unión perfecta con tu Hijo, Jesucristo, según el Evangelio y con el heroísmo de las virtudes monásticas: pobreza, obediencia y castidad, concédenos, te rogamos, la gracia de amarte y servirte siguiendo su ejemplo. Señor Dios Todopoderoso, que manifiestas tu poder, a través, de los numerosos milagros y favores que realizas por la intercesión de san Charbel, como la conversión de los pecadores y la curación de los enfermos, concédenos por su intercesión la gracia de…….que te imploramos. Amén. Padre Nuestro, Ave María y Gloria. 


¡Oh María! Reina de los montes y de los mares y Patrona de nuestro pueblo que te ha glorificado. Tu grandeza supera el esplendor de los Cedros del Líbano. ¡Oh Virgen!, tu pureza ha igualado a la blancura de la nieve; Tu aroma de santidad se extendió en todas partes como se extiende el perfume de las flores en los campos. Tu amor a Jesús engendró Tu amor hacia nosotros por eso te rogamos que mires con ojos maternales a todos tus hijos y que extiendas tus manos inmaculadas para bendecirnos. Oh dulce Virgen del Líbano, ruega por nosotros. Amén


Lord, infinitely saint and Glorified in Thy Saints, Who has inspired the monk and Hermit Charbel to live and die in the path of Jesus Christ, and gave him the strength to detach himself from the world in order to make triumph, in his hermitage, the monastic virtues: Poverty, Obedience, and Chastity. We implore thee to bestow upon us the grace to love Three and serve thee following his example.

God Almighty, Who has the power of the Saint Charbel´s intercession, by the numerous miracles and favors, grant us the Grace (…..) by his intervention. Amen. (Pater, Ave, Gloria).



(Para pedir por nuestro trabajo, oficina, comercio, consultorio)
 
Oh Señor, Dios nuestro, fuente de todo bien, acepta nuestra acción de gracias por todos los beneficios recibidos. Por intercesión de San Charbel bendice y santifica este lugar (comercio, oficina, consultorio, fábrica, etc.). Protégelo de todo daño, robo, asalto, incendio y accidente, aleja las pruebas y los apuros; ilumina nuestras iniciativas y proyectos; multiplica nuestros bienes; y haznos generosos en la limosna y buenas obras.
 
Que el hábito del ermitaño San Charbel sea muro de protección contra la envidia, la injusticia, la pereza y la envídia, nos cubra de toda enfermedad para trabajar sanos y alegres; nos haga caritativos, justos y bien hechos en nuestro trabajo para que nos acerquemos a ti y más en él, para gloria de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre. Amén.
 
(Padre nuestro, Ave. María y Gloria)
San Charbel, amigo de Dios, ruega por nosotros.

(Para pedir trabajo o un mejor trabajo)
 
Oh Dios, infinitamente santo y glorificado en medio de tus santos, tú que has concebido a San Charbel un ran amor a la regla monástica, en donde la oración y el trabajo son fuente de santidad, te suplico por su intercesión la gracia de santificarme en el ejercicio de un digno trabajo... (se hace la petición).
 
Oh San Charbel, intercede por mí para que consiga un buen trabajo, en donde me realice como persona y obtenga lo suficiente para el sustento de mi familia. Que lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas. Que en él progrese, mejore y me sanifique. Amén.
 
(Padre nuestro, Ave María y Gloria)
San Charbel, amigo de Dios, ruega por nosotros.